Vinos de los Arribes del Duero

Los comienzos para que se constituyera la Denominación de Origen Arribes se remonta en el año 1988, cuando se empezó a contactar por primera vez a la Administración con el propósito de alcanzar la Denominación de Origen. Tras 10 años de espera, con exactitud el 24 de septiembre de 1998, se le concedió un título, pero no el esperado. Más tarde, en el año 2007 finalmente consigue la D.O Arribes.

Los vinos de los arribes del Dueroestán fuertemente influenciados por su entorno dominado por el río Duero

Índice de Contenidos

Clima y suelo de los Arribes

El lugar presenta una superficie irregular, acentuado por el intenso encaje del Río Duero y demás ríos secundarios que desembocan en este. El clima se ve influenciado por el relieve accidentado de la zona y por las condiciones que se manifiestan en el occidente de la península. Las lluvias tienden a ser más cuantiosas en la cuenca del Duero, esto se debe a que su localización es más adyacente al océano. Las precipitaciones fluctúan entre los 500 y 800 milímetros, sin embargo, lo común es que giren alrededor de los 600 milímetros.

Los valores de las temperaturas son más dispares en la cuenca del Duero. En los territorios más templados del particular accidente geográfico compuesto por los ríos del sitio, se sitúan entre los 5ºC y 10ºC, aumentando los grados en la meseta norte.

Por otro lado, la clase de materia geológica de los suelos está compuesta por diversos elementos distintos. No obstante, lo frecuente es que se encuentren suelos con una mezcla entre limo y arena, no profundos y con presencia de una excesiva cantidad de capas superficiales de suelo formada por piedras. Pero, pueden hallarse suelos con mejor capacidad agrícola y mayor profundidad en zonas específicas, habitualmente caracterizados por ser suelos con escasez de materia orgánica, pobres y por manifestar en los vinos aromas minerales.

Zona de producción

La demarcación administrativa de la Denominación de Origen Vinos de los Arribes del Duero se ubica al noroeste de la provincia de Salamanca y al suroeste de la provincia de Zamora, comprendida por 45 pueblos en total. La superficie es de 2500 hectáreas, estando actualmente inscritas en el Consejo Regulador 750 hectáreas nada más.

La zona de producción está compuesta por los espacios de tierra que el Consejo Regulador calificó como idóneos para la fabricación de vinos que provengan de la diversidad de uva aprobadas. Al mismo tiempo, los terrenos están situados en las entidades locales y términos municipales que el Consejo Regulador haya establecido.

Por otra parte, el relieve que presentan los suelos seleccionados para la producción de uvas destinadas a la elaboración de vinos de la D.O de los Arribes del Duero, abarcan una meseta prolongada y reducida en anchura. A su vez, en dicha zona se podrán encontrar un grupo de minúsculas llanuras entre montañas creadas por el desgaste de la superficie del Duero y de los ríos que desembocan en este, como lo son: el río Huebra, Tormes, Águeda y Uces.

Bodegas en los Arribes

Vinos de los Arribes del Duero cuenta con 14 bodegas. El volumen de producción comprende 1.000.000 de litros, todos en almacenes de acero resistentes a la oxidación con un modo de funcionamiento que inspecciona la temperatura con el fin de que en la fermentación no desaparezcan los aromas. Además, la D.O dispone de un parque de barricas de roble de origen francés para hacer viejos a los vinos.

Variedades de uva cultivadas

Las variedades principales y originarias de uvas cultivadas son la Bruñal y Juan García. Con respecto a la Bruñal, antiguamente se encontraba en pequeñas porciones de terreno, considerándola una variedad estable y restauradora, además de que el fruto se recogía muy bien. La rentabilidad de la misma es baja, razón por la que en los terrenos se hallaba pero de modo muy escaso; se hacía con el fin de nivelar las variedades restantes, como en el caso de la mandó, rufete, bastardillo chico y tempranillo.

También existen las variedades de uvas blancas como la verdejo blanco, albillo y colorado. Pero, en este tipo de uvas sobresale como variedad principal la malvasía. Ésta última, a causa de su susceptibilidad a la putrefacción y poca capacidad para resistir enfermedades, se ha ido disminuyendo su cultivo, siendo reemplazada por variedades con mayor resistencia. La malvasía brinda como producto final vinos blancos agradables, frescos y afrutados.

En este mismo sentido, hay otras variedades de uvas como la puesta en cruz, la bastardillo chico, y la bruñal, que consiguen en Arribes del Duero su producción definitiva. Esto ha sido motivo de ser objetivo de restablecimiento gracias a la Junta de Castilla y León.

Tipos de vino elaborados

  • Crianza: El vino debe permanecer seis meses en barrica de roble: Es de color rojo purificado, similar al rojo ladrillo, el aroma es fuerte y en el fondo se hallan frutos rojos y regaliz. Se sugiere probar el vino de crianza a una temperatura que oscile entre los 16ºC y 18ºC.
  • Reserva: El vino debe permanecer un año en barrica de roble, mientras que en botella debe estar durante dos años. Se asimila al de crianza por su color rojo con tonos oscuros. Al olerlo se percibe lo impecable de sus uvas, y al probarlo se disfruta de su acidez y al mismo tiempo de su suavidad. Combina perfectamente en quesos curados, asados, carnes rojas, jamón ibérico y estofados. Se recomienda abrir la botella de este vino 60 minutos antes de servirlo, y saborearlo a una temperatura de 18º C.
  • Gran reserva: El proceso de envejecimiento debe ser de 60 meses. En comparación con el vino de crianza, este debe estar dos años en barrica de roble y tres años en botella. Los vinos Gran Reserva se presentan en tonos amarillos, el aroma es de frutas confitadas, vainilla, frutas rojas, especias, entre otros.

Características del vino

  • Vino blanco: Es elaborado con la variedad malvasía. Es un vino con brillo, de color amarillo paja y con tonos que apuntan hacia el verde. La intensidad del aroma es medianamente alto. El sabor es un tanto amargo y en algunas ocasiones algo picante.
  • Vino rosado: El color es limpio y, rojo con tonalidades fresa. La intensidad al olerlo es elevada, con similitudes a la frambuesa y a la fresa.
  • Vino tinto: Es hecho a partir de la unión entre las variedades tempranillo, Juan García y rufete. El color es de tonos rojos, la acidez es media, de amargor ligero.
Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad personalizada. Para más información visite nuestra Política de CookiesAceptar